CÓMO Y CUANDO VENTILAR NUESTRAS HABITACIONES.

¿Por qué ventilar nuestra casa?

Al día inhalamos en nuestro hogar unos 15.000 litros de aire cada 24 horas, por lo que se hace imprescindible para nuestra salud vivir en un ambiente con buena calidad de aire.

Al contrario de lo que pueda parecer, la concentración de elementos contaminantes en el interior de nuestras viviendas puede ser incluso 100 veces mayor que en el exterior. Y, lo más importante, aproximadamente el 90% de nuestro tiempo diario lo pasamos en nuestros hogares y nuestros lugares de trabajo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la calidad del aire que respiramos en nuestro hogar tiene un papel muy importante en nuestra salud, pudiéndose originar enfermedades respiratorias y cognitivas estimuladas por la contaminación del aire en los espacios cerrados.

Esta contaminación se compone de partículas en suspensión (polen, polvo…), contaminación química (calderas, pinturas…) y agentes biológicos (virus, bacterias…).

 
Ruido
Polvo
Contaminación
Aspirador

Es por eso que una ventilación eficaz de nuestras viviendas y lugares de trabajo son fundamentales pero…

 ¿cómo y cuándo debo ventilar?

Desde HOCO sabedores de esta realidad, planteamos una solución muy sencilla, y es un gesto que va a solucionar muchos problemas: ¡abrir nuestras ventanas!

El mejor momento para ventilar nuestra casa es, como ya podemos pensar, a primera hora de la mañana. ¿Por qué? Porque después de toda la noche con las ventanas cerradas, el nivel de CO2 en el interior es más elevado, y es en ese momento del día donde la contaminación atmosférica del tráfico es menor.

Consejos para ventilar bien todas las estancias de nuestra casa.

Según estudios, las personas que nunca ventilan sus casas son dos veces más propensos a sufrir bajos niveles de energía con respecto a las que ventilan entre dos y cuatro veces al día.

Se recomienda ventilar todas las habitaciones de la casa un mínimo de media hora diaria, abriendo varias ventanas simultáneamente para que haya corriente de aire y la renovación del aire sea más efectiva. El tiempo de ventilación se incrementa a medida que aumentan los ocupantes de la estancia.

La ventilación en Verano.

En los meses de más calor, es sobre todo recomendable ventilar por las mañanas y por las noches cuando la temperatura exterior es inferior. De esta forma conseguimos aportar aire fresco del exterior al interior de nuestra vivienda contribuyendo a reducir el consumo de aire acondicionado.

Si no es posible hacerlo por las mañanas, se recomienda hacerlo por la noche, también si hay personas alérgicas a los ácaros en el hogar, así como si hay obras cerca o carreteras muy transitadas.

La ventilación en Invierno.

En meses fríos también se recomienda abrir las ventanas a primera hora de la mañana para no malgastar calefacción y reducir la factura energética a la par que contribuimos al medio ambiente.

Desde HOCO, disponemos también de un herraje de tercera posición para las ventanas oscilobatienes, que abre simplemente unos 2 cm, menos que una oscilobatiente, disminuyendo así la corriente pero aportando renovación de aire.

Otras opciones de ventilación:

ventilacion-2-1Para lugares donde se carece de ventanas, existen en el mercado sistemas de ventilación mecánica para que se pueda renovar el aire del interior de manera eficiente.

Otra de las opciones es instalar aireadores en el cristal de las ventanas, como los que disponemos en HOCO. Se colocan en la parte superior del cristal de la ventana, de manera que se integra y no rompe la estética de la habitación. Es aconsejable para espacios como las galerías de las viviendas, donde funcionan electrodomésticos que combustionan y necesitan algo de ventilación (calentadores de gas, por ejemplo) y así darle una ventilación extra controlada.

Una ventilación adecuada en nuestro hogar pasa por un simple gesto que, si lo hacemos de manera rutinaria, nos puede llenar de salud y vitalidad.

Abre tus ventanas HOCO y ¡respira tu hogar!