Elegir una ventana: ¿calidad o precio?

A la hora de afrontar una reforma o una construcción nueva, disponemos de presupuestos limitados que hacen que miremos con detalle cada gasto que efectuamos.

Para ello se hace fundamental priorizar y dar importancia a solucionar el confort y el aislamiento de nuestros hogares. No hay que olvidar que, entre el 20 y el 40% de la energía que se pierde de un hogar, se hace por las ventanas, por lo que su renovación es, claramente, una inversión de futuro.

“Hay elementos en una reforma, como la caldera, el sistema de calefacción, y las ventanas; en los que merece la pena gastarse un poco más, ya que esta inversión adicional puede irse compensando con ahorros energéticos y económicos futuros”.

Habitissimo

Se presentan en el mercado diversas opciones de adquisición de ventanas, siendo los grandes almacenes de construcción y decoración una opción que se nos plantea jugosa por los precios tan competitivos que ofrecen.

Pero cuando sólo miramos el precio y no nos fijamos en la calidad, sufrimos un riesgo importante, tanto económico como de bienestar.

Problemas que se nos presentan con ventanas de baja calidad.

Son menos eficientes. Los materiales que se utilizan para la fabricación de estas ventanas, no están especializadas en aislamiento térmico y no conservarán la temperatura adecuada en nuestros hogares, ni en estaciones frías ni en cálidas.

Tienen poco aislamiento acústico. Es una de las principales deficiencias de las ventanas de baja calidad. Sumado a paredes finas o puertas, unas ventanas con poco aislamiento y un vidrio simple harán que el ruido exterior se aprecie con mayor intensidad.

Problemas de condensación. Las ventanas realizadas con materiales económicos y no especializados pueden hacer que aparezcan condensaciones en los cristales, debidas al contraste entre el aire caliente y húmedo de la casa con la superficie del cristal más fría expuesta al exterior.

Menor seguridad. Las ventanas son uno de los elementos más vulnerables del hogar, tanto por rotura por accidente y seguridad, de los más pequeños y de nosotros mismos, como de posibles entradas de ladrones.

“En grandes almacenes puedes adquirir desde un marco de fotos, a un sanitario, una estufa a una ventana, lo que se traduce en poca especialización del producto”.

¿Quién no ha oído alguna vez la famosa frase “lo barato sale caro”?

En primer lugar, hay que tener en cuenta la especialización.

En estos grandes almacenes, tan pronto puedes adquirir un marco de fotos, un sanitario, una estufa que una ventana. Tienes la posibilidad de adquirir grandes productos estandarizados de calidad media-baja consiguiendo así unos precios muy económicos.

Otro de los problemas de instalar ventanas baratas de baja calidad son los materiales que se utilizan para su elaboración, puesto que suelen ser de PVC reciclado de bajo espesor y cristales de gama baja.

Tienes que buscar tú mismo el tipo de ventana y realizar la instalación, sin los conocimientos adecuados de materiales ni la elección correcta de tus necesidades. Al instalarlas personalmente pueden surgir errores y deficiencias propias que hacen que pierdan sus propiedades: si tus ventanas de PVC quedan mal instaladas, la resistencia y el aislamiento no será el adecuado, mermando las características de ésta.

El ahorro y la calidad, a largo plazo.

Una ventana barata de baja calidad supone un ahorro inmediato en cuanto a precio de salida pero, como ya hemos visto, sus prestaciones pueden suponer un quebradero de cabeza a largo plazo.

La solución es apostar por una ventana de alta gama que te asegure la tranquilidad y el confort necesario en tu hogar, y que esté especializada en las necesidades de cada persona. Estas prestaciones hacen que el ahorro se evidencie desde el primer instante, traduciéndose en aislamiento, silencio y seguridad.

“Lo realmente barato se comprueba a largo plazo”.

Nuestros distribuidores HOCO ofrecen una atención al cliente especializada, son expertos instaladores debidamente formados para adaptar cualquier tipo de proyecto a la solución específica: las ventanas de PVC de gama alta que aseguran la durabilidad y el confort con una consolidada especialización.

Porque HOCO vende ventanas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *