El importante papel de la ventana en el ahorro energético

Gracias al incremento de ayudas por parte de las Comunidades Autónomas y del Estado, el número de personas que se deciden en renovar sus viejas ventanas aumenta año tras año.

Una de las principales razones por las que nos decidimos a cambiar nuestras ventanas es el ahorro energético. Son muchos los organismos y entidades que afirman el importante papel de la ventana en este sentido: la OCU, arquitectos especializados, webs de reformas y decoración, empresas suministradoras de energía así como especialistas en certificados energéticos.

El ahorro energético y, como consecuencia el ahorro económico, que supone el cambio de tus viejas ventanas por unas eficientes, se hace evidente tanto en meses de frío como en los meses más calurosos.

Pero ¿cómo se pierda la energía de un hogar por sus ventanas?

Las ventanas son uno de los puntos más débiles de la envolvente de una casa o edificio principalmente porque:

  • Son las protagonistas de la mayoría de infiltraciones de aire del exterior.
  • Sus vidrios sufren la radiación solar que llega al interior de la vivienda.
  • Tanto la carpintería como los vidrios, reciben transmitancia térmica que influye en la temperatura interior.

¿Cuáles son los factores que tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir una ventana?

Las ventanas sufren las inclemencias del tiempo de manera directa, por eso, además del aislamiento acústico y térmico es importante conocer qué otros factores determinan la calidad de la ventana.

Si tu factura de la luz no para de subir, el aire acondicionado está a tope día tras día, y la calefacción no termina de calentar tu hogar… Es probable que debas empezar a pensar que va siendo hora de cambiar tus viejas ventanas.

HOCO, la ventana eficiente.